3 Formas simples para que tus hijos coman más sano

Todos los padres quieren que sus hijos tengan una dieta equilibrada, pero ¿Qué implica exactamente? A continuación os mostramos algunos trucos y consejos que te ayudarán a realizar las decisiones acertadas para las comidas de tus hijos:
1) Evita las bebidas endulzadas con azúcar, incluidos los zumos de frutas
A pesar de que el zumo de frutas parece ser muy sano (procede de la fruta, ¿verdad?), la realidad es que está lleno de azúcar. A diferencia de la fruta, la cual contiene mucha fibra para ayudar a saciar su apetito, el zumo contiene calorías que no logran saciar a los niños, dejándolos con hambre para consumir calorías adicionales. Otras bebidas endulzadas con azúcar, como los refrescos, la limonada y los tés dulces también proporcionan calorías vacías que no contribuyen a la nutrición de tus hijos. Sustitúyelo con agua para beber a lo largo del día y una pieza de fruta fresca como aperitivo saludable! 
2) Dales una porción de comida con un tamaño apropiado a su edad
Los niños no necesitan la misma porción de comida que los adultos. Un truco muy sencillo es estimar el tamaño de la porción para tu hijo usando la palma de sus manos como guía para saber cuanta cantidad de cada item pondrás en su plato. Permite a tu hijo parar de comer cuando se sienta lleno, y no le fuerces a terminar su plato. Su cuerpo sabe de manera natura que cantidad y cuando comer
3) Prioriza los alimentos basados en vegetales sobre los basados en animales
A pesar de que la carne puede ser una importante fuente de proteínas y hierro, es también elevada en grasa y baja en fibras. Las frutas y los vegetales son altos en fibra, bajos en grasa y colesterol, y proporcionan casi todos los nutrientes que un niño necesita durante su crecimiento. Los vegetales verdes, como las espinacas  y el brocoli contienen una gran cantidad de hierro. Hay además una gran cantidad de proteínas en las alubias, el tofu y las nueces. Si tu hijo además come de manera ocasional huevos y pescado, entonces es probable que esté obteniendo la nutrición adecuada durante la semana sin necesidad de tener que añadir carne roja, cerdo o pollo en su dieta
Las recomendaciones anteriores son un buen punto de partida para que tus hijos tengan unos hábitos de comida saludables Si tienes más dudas o preocupaciones sobre la dieta de tus hijos, asegúrate de solicitar una visita pediátrica a través de Domiped y pregunta a nuestros doctores
Por: Dr Alberto Masegosa